vení putita

Puta de mierda, dijo y me soltó con violencia al piso.
Sé que me bañé durante casi dos horas para sacarme el olor que, sentía, se había impregnado en cada centímetro de mi piel.
Soler y terminó en el viejo como contactar con mujeres ucranianas corredor ferroviario abandonado de Juan.Sé que me bañé durante casi dos horas para sacarme el olor a óxido que, sentía, se había impregnado en cada centímetro de mi piel.Y siguió: Elegí dar batalla desde mi lugar (.).En ese momento apareció un hombre que caminaba por la zona y los abusadores escaparon a pie del lugar.Me compré el café de todos los días y vine a trabajar.
Estaba a diez metros del lugar en el que decenas de personas participaban de un festival al aire libre.
Pero elegí dar batalla desde mi lugar.
Uno de sus agresores la soltó y se arrastró por el corredor de tierra hasta que "el otro, todavía con el miembro al aire, atinó a agarrarme de una pierna y lo logró -dice- Pero grité.
Esas frasecitas que, parafraseando una respuesta que Julio Cortázar le dio al gran Osvaldo Soriano, terminan convirtiéndose en proféticas.Este es el texto completo del relato de Manuel Fernández Mendy.Se abrió la puerta y una mujer sonriente salió a recibirla, la abrazó y emocionada le dijo: Mi querida Ana cuanto.Me despedí de mis compañeros y, a diferencia de mi habitual saludo dominical en el que suelo maldecir con ironía a algún personaje impuesto por la agenda mediática, les dije: Me voy a vivir.Ayer a la tarde apagué la computadora.Big Bang News, donde trabaja actualmente.Pero ese domingo, a las siete y diez de la tarde, desaparecí de un tirón de la faz de la tierra.Después, retrospectivamente, te das cuenta de lo que contenían.Mordí su oxidada mano con el odio condensado de 28 años de abusos de género.Como todos mis encuentros con los papas de Patricia son muy buenos y activos, y esta vez por estar solos no fue menos a media tarde cuando sonó el teléfono en casa, me dispuse a atender y era el padre de mi amiga,-vení enseguida putita.El destino: el mural, mi mural.En ese instante, un hombre que pasaba por el lugar intervino, alertó a los agresores, quienes escaparon.En el asentamiento viven 300 personas.Justo, a metros del shopping a cielo abierto, Distrito Arcos.




[L_RANDNUM-10-999]