Todo se debería a un fenómeno conocido como del fenómeno conocido como impronta sexual, es decir que en la niñez los individuos graban los rasgos de sus padres y posteriormente, durante la búsqueda, proyectan este modelo sobre la pareja potencial.
Me di cuenta de que aquellas mujeres que decían tener una culiando putas mejor relación con sus padres después de la pubertad tenían más posibilidades de sentirse atraídas por parejas con el color de los ojos parecido.Para demostrarlo, le pregunté a mujeres heterosexuales adultas sobre sus relaciones con sus padres en diferentes edades de su desarrollos y evalué de qué forma sus preferencias actuales se corresponden con el aspecto de sus padres.En la ciencia nos gusta ver réplicas con diferentes muestras, metodologías y grupos de investigación antes de empezar a generalizar demasiado los resultados.La novedad está en que los investigadores utilizaron las técnicas más modernas y con la ayuda de un software especial y fotografías profesionales, con parámetros bien definidos, pudieron sacar resultados muy exactos.También tenemos que considerar la inteligencia, el aspecto físico, la personalidad, dijo.Han hablado de matrimonio?Por ejemplo, a la gente la idea de tener relaciones sexuales con sus hermanos le repugna.Si nos apareamos con alguien demasiado distinto a nosotros o a nuestros padres, agregan, podríamos poner en riego esa forma de adaptación).
"Nuestros resultados apoyan la hipótesis de la impronta sexual -afirma Tamas Berezckei, quien dirigió el estudio- "que sostiene que los niños forman un patrón mental de su progenitor del sexo opuesto y buscan mujer insatisfecha busca hombre en morelia a una pareja que se parezca a esta percepción".
Se podría pensar que es la familiaridad la que nos hace sentirnos atraídos a un hombre o mujer parecidos a nuestro padre o madre.
Esta depende de qué tan buena relación tuvieron con su madre y cuanto la quieren.
BBC Ciencia, si de pronto se da cuenta de lo parecida que es su esposa a su mamá, no se preocupe porque usted no es el único.
Una posibilidad sería que si te sientes atraído por gente que se parece a tus padres habrá más posibilidades de que te gusta algún pariente lejano.
Universidad de Pécs, al sur de Hungría.
Resulta que emparejarnos con familiares lejanos sería la mejor alternativa, desde un punto de vista biológico, para producir un gran número de niños sanos.Si le pides a la gente que comenten las diferencias en las fotos de parejas heterosexuales con sus padres obtenemos una imagen fascinante: las mujeres normalmente tienden a escoger parejas cuyas caras recuerdan a las de sus padres mientras que los hombres lo hacen con.Los participantes en el estudio, quienes ignoraban que las fotos eran de parientes y matrimonios, fueron en gran medida capaces de cruzar las imágenes y vincular las parejas con los respectivos suegros.Por ejemplo, si una cabra madre cuida de una cría de oveja o una oveja cuida de una cría de cabra, dichas crías crecerán intentando emparejarse con ejemplares de la especie de sus madres de acogida, en vez de la suya propia.Esto supondría más probabilidades de tener hijos sanos, de ahí que continúe dicho comportamiento.Normalmente somos parecidos a nuestros padres No será que en realidad where are the prostitutes in barcelona escogemos a alguien que se nos parece?En éstos se ha demostrado que la exposición al macho o hembra adulto predispone al animal joven a aparearse con un ejemplar que se parezca a sus padres.El parecido con los padres probablemente tampoco está entre las características más deseadas en la pareja.Puedes leer el artículo original aquí.Los hombres también tenían novias cuyas estructuras faciales eran más parecidas a las de sus madres que a las de otras mujeres en el estudio.Dicha aversión parece que se desarrolla de forma automática por dos procesos distintos.


[L_RANDNUM-10-999]